¡Hoy es un buen día para la Comunicación Interna! También pensamos que era una ocasión ideal para compartir un nuevo artículo en esta sección de nuestro blog. A través del hashtag #BuenDíaComInt impulsamos este espacio que necesariamente será construido por todas aquellas personas apasionadas por el desarrollo de herramientas que busquen potenciar el diálogo y el trabajo en equipo dentro de las instituciones. Para sumar tu aporte escribinos a contacto@colmenagencia.com o compartí tus ideas utilizando nuestro hashtag.

¡Bienvenido/a a una nueva edición!

Redes sociales internas ¿sí o no?

El auge de las tecnologías de la información y la comunicación sembró un gran dilema entre las empresas e instituciones: ¿los/as miembros pueden usar redes sociales durante la jornada laboral?

En una visión general, estas plataformas virtuales parecieran tener una finalidad exclusivamente lúdica. Sin embargo, quienes nos encargamos de gestionar la comunicación en las organizaciones buscamos reapropiarnos de estas herramientas para redireccionarlas hacia el objetivo que nos planteamos: mejorar la fluidez del mensaje entre áreas.

Si nos remontamos al origen de Facebook, posiblemente la red social que generó la “primera revolución” entre usuarios/as a nivel mundial, podemos identificar que esta plataforma surgió con la intención de compartir contenidos entre estudiantes universitarios/as. Algo bastante similar a lo que buscamos para las empresas en las que trabajamos.

Por otro lado, la “segunda revolución” llegó de la mano de WhatsApp, el servicio de mensajería móvil que cambió muchos hábitos de comunicación y eliminó a los SMS de la faz de la tierra.

A pesar de los intentos de Telegram y WeChat de destronar a esta poderosa plataforma, WhatsApp sigue creciendo y ofreciendo nuevas experiencias y posibilidades para sus usuarios/as.

A la hora de gestionar la comunicación institucional, el primer paso es tener clara la finalidad de las redes sociales: deben utilizarse para informar, no para conversar. El diálogo entre pares debemos llevarlo al plano presencial, con reuniones y espacios de conversación.

Respetando este principio, la tarea siguiente será definir qué objetivo tendrá el uso de las redes sociales internas. Sólo habiendo contestado este interrogante podremos responder la primera pregunta que planteamos en el presente artículo.

Buenos complementos

Siguiendo en sintonía con lo publicado la semana pasada, las redes sociales internas serán funcionales a la estrategia de comunicación cuando se conviertan en espacios de trabajo colaborativo.

Este concepto nos lleva a pensar en la complementariedad que pueden tener las redes entre sí. Es decir, si el equipo está acostumbrado a informarse a través de WhatsApp, propongamos herramientas como Trello o Milanote para dotar de mayor orden a las tareas que se deben realizar para cumplir con determinado proceso.         

No forcemos la innovación si los/as integrantes de la organización cumplen de manera óptima con sus responsabilidades. La tan temida gestión del cambio debe impulsarse únicamente cuando el diagnóstico determine fallas claras y posibilidades de crecimiento que deben acompañarse con modificaciones estructurales.

Ser estratégicos/as también implica encontrar estos puntos complementarios entre plataformas, redes sociales y herramientas de trabajo en red. Desterremos el mito de las redes como espacios lúdicos y fortalezcamos la idea de las redes como lugares de trabajo colaborativo.

Y vos… ¿Qué acción desarrollaste para fortalecer la Comunicación Interna de tu cliente? ¡Hoy es un buen día para hacerlo!

POR BERNARDO SÁNCHEZ BATALLER

Departamento de Comunicación

Categorías: #BuenDíaComInt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.