Defensores/as del/a Community Manager

En reiteradas ocasiones, hemos esbozado alguna definición o explicación de lo que significa la tarea del/a Community Maganer. A veces porque nos encontrábamos en situaciones en las que la persona que realizaba la consulta desconocía el término y, en otros casos, porque había cierto grado de subestimación en torno a este rol que nos toca asumir a la hora de gestionar una marca.

Si bien las nuevas tecnologías de la información y la comunicación llegaron a la vida de los/as comunicadores/as y diseñadores/as para facilitar muchas actividades, la creatividad, el ingenio y la lectura crítica todavía corresponden a la persona que le da órdenes al celular o la computadora. Estos dispositivos brindan soluciones y atajos, pero somos nosotros/as quienes tomamos las decisiones y diagramamos la estrategia.

Cada marca es un mundo, porque no existe fórmula secreta en el marketing ni una guía que se aplique a todos los rubros en los que se puede desempeñar una agencia de comunicación. Cuando tomamos un nuevo trabajo, pasamos por una primera etapa en la que tenemos que estudiar la marca, conocer sus públicos, identificar sus tradiciones en comunicación y analizar las métricas para determinar qué tipo de contenidos dieron mayores resultados.

La función del/a Community Manager consiste en publicar material en las redes, pero también en conectar con los públicos a los que la marca realmente quiere llegar, interpretando contextos, buscando las mejores alternativas e interactuando con los/as usuarios/as, para fidelizarlos y generar comunidad.

Cada marca es un mundo, porque comenzar a trabajar para una empresa implica comenzar con cierto margen de error y tener la capacidad de revertir esta situación rápidamente. Requiere la redefinición de los pilares institucionales y los ejes de trabajo en redes sociales, para marcar el rumbo de nuestra estrategia. Y también necesita la coordinación entre ambas partes (cliente – agencia de comunicación), para que la información sea precisa, llegue a tiempo y permita obtener resultados óptimos.

Son mundos, porque con cada cliente/a aprendemos algo nuevo, crecemos y seguimos potenciando nuestra capacidad de trabajo.         

Consejos finales

A modo de cierre les proponemos un esquema muy simple para ordenar la posterior estrategia que se diseñará para trabajar en redes sociales:

  • ¿A qué públicos le hablaremos? (En plural, porque debemos pensar en los distintos segmentos que tienen interacción con la marca por los productos/servicios que esta ofrece).
  • ¿Qué vamos a decir? (Definir nuestro mensaje institucional)
  • ¿Cómo lo vamos a decir? (Elegir los soportes que utilizaremos: video, gráfica, gif, fotografía, etc.)

Pensar este esquema partiendo de los públicos nos dará mayor claridad en los dos pasos siguientes, ya que cada grupo de usuarios/as tiene ciertos gustos e intereses a la hora de prestar atención a un anuncio.

POR BERNARDO SÁNCHEZ BATALLER

Departamento de Comunicación

Categorías: Blog

2 Comentarios

Avatar

Maria del Carmen · 17 julio, 2019 en 8:05 am

Hola, soy una apasionada de este tema.Hermoso artículo, realmente cada día aprendo más junto a ustedes. Gracias y sigan así!!!

    Avatar

    colmena · 19 julio, 2019 en 5:26 pm

    ¡Muchas gracias por tus palabras, María del Carmen! Nos alegra saber que nuestros artículos colaboran con la construcción de nuevas ideas y propuestas. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.