La versatilidad de las lógicas digitales

Cuando las redes sociales comenzaron a utilizarse como medios de comunicación publicitaria, las empresas evaluaban el rol de cada plataforma en base a los públicos que las frecuentaban. En una veloz clasificación, podía decirse que: Facebook era principalmente para los/as adultos/as, Instagram para adolescentes y jóvenes y Twitter tenía un mix de edades, tirando más bien a universitarios y adultos jóvenes.

El dinamismo propio de las comunicaciones hizo que, en poco tiempo, las redes sociales comenzaran a mutar y a romper con el reduccionismo de la clasificación anteriormente expuesta.

Por un lado, esto ocurrió porque los/as creadores/as de estas plataformas entendieron que la identidad de cada red social no debía centrarse en una cuestión etaria, sino más bien de lógicas de consumo. ¿Y a qué nos referimos con esto? Fundamentalmente a las posibilidades de interacción que ofrece cada plataforma digital, los modos de uso y las alternativas con las que cuentan los/as usuarios/as a la hora de crear una cuenta.

Por otro lado, todo lo relacionado a la tecnología tiene un grado de obsolescencia bastante elevado. No solamente los teléfonos celulares “pasan de moda” o dejan de cumplir con las expectativas de los/as clientes/as. Esto también ocurre con las redes sociales y por esa razón lanzan actualizaciones varias veces por año. No necesariamente reformulando todo su funcionamiento, sino otorgando nuevas herramientas y experiencias de navegación a los/as usuarios/as.

Todo este análisis surge en cada conversación con un/a cliente/a nuevo/a. Pensar en las redes sociales por las cuales deben expresar su mensaje publicitario no tiene que ver con un estudio de públicos limitado a rangos etarios o grupos sociales. La decisión está totalmente ligada a planificar los modos en los cuales las personas se conectarán con la marca. Las redes hoy nos plantean estos desafíos a quienes nos dedicamos a la comunicación y exigen que estemos siempre al tanto de las actualizaciones y sus nuevas formas de uso.   

Conectar con los públicos

En muchos otros artículos de Colmena Blog hemos hablado del objetivo principal que debe tener cualquier cuenta de empresa en redes sociales: generar interacción con los públicos.

Estas plataformas son espacios de conversación y los/as usuarios/as que frecuentan los perfiles de organizaciones quieren ubicarse en un lugar que les otorgue cierto “protagonismo”. Plantear una estrategia de comunicación que pretenda únicamente informar a las personas acerca de lo que la marca vende, sus promociones, direcciones de locales, etc. es desperdiciar el potencial que tienen las redes sociales.

La comunicación unidireccional no existe en estos espacios digitales. Los contenidos que generemos deben buscar, ante todo, generar diálogo con los/as usuarios/as, conectar con ellos, con sus sentimientos, preocupaciones e intereses. Ese camino llevará indirectamente a generar la situación de compra, pero para ello anteriormente debemos ganar la confianza de esos/as potenciales clientes/as.

POR BERNARDO SÁNCHEZ BATALLER

Departamento de Comunicación

Categorías: Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.