Desde su primera película en 1995, Pixar ha sido para mí una inspiración constante. La propuesta integral entre los opening, ending y las películas en sí, son fuente de comparación, admiración y citación de ejemplos, al igual que lo fue (y lo sigue siendo) el trabajo de Saul Bass.

Resulta entonces, incomprensible desde mi postura, no pensar en cómo se trabaja ahí. Para ser francos/as, hay pocos premios (no recuerdo ninguno con facilidad) que destaquen ese trabajo de diseño. Hay premios para mejor animación, guión, escenografía, vestuario, pero para los créditos cuesta un poco más encontrarlos. Es un trabajo importante, que lleva un presupuesto y una planificación y una conceptualización. Basta con ver la expectativa en los ending de las películas de Marvel y la repercusión que hubo en la última entrega de los Vengadores para comprobarlo.

Sin buscar una crítica hacia esto, lo que realmente me pregunto es sobre la integración de ese equipo de diseñadores/as junto a, no lo sé, ¿actores? ¿actrices?¿Directores/as de fotografía?

Y que quede en claro, cuando hablo de integración no me refiero a lo que todo/a alumno/a alguna vez hizo. Ese extraño proceso de diseño donde todos/as hacen una parte y luego se une en un frankenstein que espera ser aprobado. Integración en el sentido más amplio, desde no caer en la tentación de adelantar parte de las películas hasta la coherencia sonora y visual (o buscar la incoherencia) debido al trabajo conjunto del resto del equipo.

Seamos más terrenales

Y también honestos, es un pequeño (no tan pequeño si se ve con cierta perspectiva) los/as profesionales que trabajaran en Pixar. Pero el ejemplo viene de la mano para introducirnos a lo que buscaba con el título. Junio de 2019, la producción de contenidos para plataformas de internet consta de dos grandes partes. La planificación y la producción.

La planificación es, a pesar de un momento crítico, un poco más relajada y exige menos recursos por parte de las computadoras para su materialización (al fin y al cabo, es una tarea intelectual).

Miremos objetivamente cómo se decanta en un brief y un calendario.

  • Un conjunto de profesionales establecen un horario para realizar un encuentro (presencial o virtual),
  • Se establecen los objetivos del cliente y se procede a pensar y planificar qué se realizara en x periodo de tiempo,
  • Papel y lápiz para los más tradicionales, un documento compartido para los más modernos, será el producto final de esa reunión,
  • La famosa y tan anhelada creatividad tiene lugar acá. Cual deidad que decanta su bendición, da a luz a un documento final, donde habrá instrucciones para fotógrafos/as, videógrafos/as, Community Managers, editores/as y por supuesto, diseñadores/as.

La producción es donde las artes aplicadas entran en función. Así también como los plazos para cumplir con el calendario y, a diferencia de la instancia anterior, los equipos, tanto hardware como software. Equipos fotográficos y de video, islas y notebooks para edición, plataformas de contenidos para redes sociales, plataformas de comunicación interna, etc, etc.

En busca de esta objetividad, quiero que nos detengamos un segundo en pensar en la portabilidad de esas herramientas. El aumento de conectividad, el abaratamiento de los componentes es una oportunidad que ven las compañías y la capacidad de procesar aplicaciones cada vez más exigentes por parte de los celulares es otra ventaja. Hasta ahí.

¿Por qué hasta ahí? Simple. Más allá de poder realizar pequeñas ediciones, no se puede trabajar con la misma comodidad que en una notebook o una isla de edición. Incluso las notebooks de “diseño” necesitan especificaciones diferentes a una que sirva “para planificar”.

Y acá el punto de la reflexión

En el día a día, empresas grandes o empresas chicas, la acción constitutiva de cualquier emprendimiento o agencia de marketing digital, es y será el posteo en alguna red social.

A groso modo, el posteo se compone de dos cosas: texto y material gráfico o audiovisual. Una llevada a cabo por un perfil de Community Manager (en adelante CM) y otro por un perfil más cercano al/a diseñador/a gráfico/a. Es en este dúo que se resuelve la materialización final de todo lo que hablábamos antes. Incluso, me atrevo a dejar a los/as fotógrafos/as y videógrafos/as afuera, porque ellos/as proveen material (mejor que si fuese descargado desde ya) pero que no dejan de ser recursos que aportan al eje estratégico más que a la concreción del posteo.

Entonces, considerando los factores que venimos mencionando, y tomando al tiempo y los deadlines como verdugos de esta dupla, tenemos que:

  • Community Manager: Su principal aliado en el trabajo son las aplicaciones de que proveen las redes sociales. No seamos ingenuos/as, todas estas empresas trabajan y ganan dinero principalmente del uso publicitario de sus usuarios/as, entonces, es lógico que destinen tantos recursos y áreas completas a buscar nuevas formas para facilitar el trabajo de terceros con el fin que usen su plataforma para generar contenido publicitario, y por supuesto, pagar por su difusión (pautarlo). También entienden, que los celulares están totalmente desarrollados para realizar estas acciones, sin contar que son herramientas de trabajo para este perfil de profesionales.
    El/la CM, tiene dos responsabilidades principales, postear y responder. La lectura de las estadísticas que generan sus acciones puede ser su responsabilidad, pero si nos mudamos a una estructura más grande, las agencias empiezan a designar responsables de esta actividad analítica.
    Es en los posteos donde se responde a la estrategia, tanto en la utilización de términos, uso de imágenes, flyers, videos, etc. Pero quiero recalcar esto. Su actividad puede ser realizada sólo con el celular. ¿Qué implica esto? La enorme ventaja de la portatilidad. Una conexión a internet (WiFi o celular) y el material gráfico o audiovisual y listo…la gestión de las redes puede funcionar.
  • Editores/as gráficos/as-audiovisuales: este perfil, normalmente ocupado por un/a diseñador/a gráfico/a, tiene por responsabilidad combinar la identidad visual del/a cliente con el cual se va a trabajar, los recursos audiovisuales (según el presupuesto, descargado de internet o de producción propia) y brindarlo al/a CM encargado/a de publicarlo. Hago la diferencia de editor/a con diseñador/a, ya que para este perfil, la planificación de escenarios y estrategias (propias de la carrera de diseño) no son tan necesarias como lo es el conocimiento técnico de utilizar el software apropiado para la edición. Y es en este punto donde está la diferencia. Lo “profesional” de un programa de diseño no es el nombre o la empresa al cual pertenece, sino que es la variedad de elementos o propiedades que son permeables a la intervención o modificación por parte del/a editor/a.

Tomemos el caso de una máquina de fotos. Una cámara “profesional” es la que me permite elegir una serie de atributos para tomar la imagen. Desde el punto de foco, el ISO, la apertura del diafragma, la velocidad de obturación, el formato de la imagen que genera, la cantidad de disparos que realiza consecutivamente, entre otras y no con el tamaño o el precio. Con los programas de diseño pasa igual. A pesar de que tengás la última app de Adobe descargada, tendrás facilidades que con algún otro editor de un smartphone no podrás hacer, lo que no significa que seás diseñador/a. Es así, como el/la editor/a pierde portatilidad frente a su compañero/a. Portatilidad que sólo puede ser mínimamente comparable con una notebook. Pero vamos, comparar un dispositivo de 300grs y 5 pulgadas de pantalla contra uno de 2kg y 13 pulgadas de pantalla, es por lo menos, injusto.

Que los/as diseñadores/as sean amigos/as, es mi forma a lo Pixar, de pedir y explicar esta sutil pero diferencia al fin. Más allá de la muñeca del/a editor/a-diseñador/a para producir rápido una pieza, es la facilitación de los recursos para producirla. No sólo la estrategia, sino lo que necesita combinar los elementos y mejorar las probabilidades de engagement de los post. (¿O acaso no pregonan esto todos los sitios, blogs y recomendaciones sobre las redes sociales?)

Por eso les pido, especialmente a aquellos/as lectores/as de esta última línea, si lo están leyendo desde la comodidad de su smartphone, repitan después de mí “los/as diseñadores/as son amigos/as, no los/as responsables últimos de las demoras en la planificación”.

Diseñador gráfico con interés en la Comunicación Política. Docente en la carrera de WebMaster en el Instituto Superior Santo Domingo. Diseñador gráfico en la consultora de investigación y comunicación política Gustavo Córdoba y Asociados, encargado de la coordinación y elaboración de piezas audiovisuales, como infografías estáticas y animadas, producción y edición de videos, spots, y asesoramiento en identidades gráficas para las diferentes cuentas de la consultora.
WebAlPaso.com

Categorías: Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.